Crítica de: Somers Town

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

Amistad y amor en mundos perdidos

Hace dos años el realizador Shane Meadows nos presentaba una película que sin llegar a ser impactante sí causó una buena aceptación por parte de crítica y público. Aquella película (This is England) nos mostraba el fanatismo y poder de persuasión que podían generar ciertas ideas radicales en jóvenes sin apenas criterio propio. La propuesta era interesante, pero pecaba de acercarse demasiado a clichés del género y no profundizar en exceso en diversas circunstancias que pueden dirigir esos movimientos. En cualquier caso, sirvió para la presentación oficial de la promesa de un talento (Thomas Turgoose) que sin haber interpretado nunca demostraba una naturalidad inusual.

En esta ocasión Meadows reincide en la Inglaterra menos amable, pero esta vez para contarnos una historia diferente y más original. Para ello ha vuelto a contar con Thomas Turgoose, quién vuelve a demostrar su capacidad interpretativa para este tipo de papeles, acompañado por Piotr Jagiello que también resulta convincente y efectivo en la transmisión de emociones y sentimientos encontrados. Ambos dan vida a dos adolescentes enfrentados a dos valores fundamentales en puertas de la madurez: la amistad y el amor. La guapísima Elisa Lasowski será el hilo que una emociones nuevas y sueños del mañana en un mundo con pocas oportunidades.
Para narrar esta historia se han empleado elementos fundamentales y realmente efectivos como el blanco y negro, y una cuidadísima fotografía de la mano de Natasha Braier donde las sombras revelan secretos y las luces nos muestran miradas cargadas de añoranza y debilidad.
La película en sí rebosa calidez y en momentos puntuales una cierta ternura, gracias en parte a las acertadas interpretaciones, que permite una complicidad tácita en algunos de los pasajes donde identificarse no resulta complicado si realizamos un viaje nostálgico por la adolescencia personal de cada uno.

“Somers Town” profundiza en las relaciones personales, pero además va un poco más allá, buscando una reflexión acerca de los barrios londinenses donde naufragar es algo cotidiano, y rehacerse día a día supone un esfuerzo titánico en un mar de dificultades. La inmigración, el odio, y el día a día de los nacidos para perder será la base para desarrollar un marco certero donde la esperanza será eje fundamental para encontrar un punto común en vidas que distan desde su inicio.

Shane Meadows vuelve a acertar con una historia cotidiana, pero esta vez con un toque más personal, alejándose en la medida de lo posible de parámetros convencionales y dejando un sello tan personal que servirá de referencia para el cine inglés de los próximos años.
sergio_roma00@yahoo.es

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario