Crítica de: Slumdog Millionaire

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

En la frontera entre la pobreza y la riqueza de los sueños

Son múltiples los factores que pueden explicar que esta película, de no muy elevado presupuesto y sin estrellas internacionales esté teniendo tanto éxito de crítica y público, y sea firme candidata a llevarse el Oscar este año. El reflejo ante la debilidad y la indefensión y la empatía que de ello se deriva hacia los personajes es uno de ellos, si no el principal. Ese espíritu de novela de Dickens que rodea toda la película, hace que esa realidad cotidiana, y en ocasiones cruel resulte tan cercana que permita un íntimo acercamiento con el espectador y un profundo sentimiento de cariño, y por tanto una emoción compartida con el devenir de la historia y sus consecuencias que irá aumentando poco a poco.

Pero hay más; mucho más. Especialmente la mano de un director con un talento que sobresale por encima de todo, y que le permite dirigir un humilde proyecto con una energía y fluidez admirable. El tratamiento de las imágenes, el sensacional empleo de flash backs, un espectacular montaje, y una vitalidad de fotogramas son algunos ejemplos que consiguen un conjunto brillante, completo y muy atractivo.

¿Cómo es posible que un joven sin estudios vaya acertando una tras otras las complicadas preguntas de un popular programa donde ni maestros, ni doctores antes llegaron? ¿Hasta qué punto es importante el dinero para el joven Jamal? Estas dos cuestiones forman el eje central sobre el que se desarrolla todo el relato.

En un mundo ampliamente globalizado es alentador que directores se preocupen por mostrar el lado más amargo de ciudades escondidas, casi desconocidas, pero terriblemente vivas. Y además que lo hagan, como en este caso, desde una perspectiva diferente, original como pocas, y con un trasfondo que pudiera parecer sutil pero que se convierte en una excelente manera de reflexionar sobre la lejanía de mundos, en contraste con la similitud de ideas, sentimientos y pasiones universales.

La historia es curiosa y muy original. Junto con el guionista Simon Beaufoy, (Full Monty), y adaptando una novela de Vikas Swarup, Danny Boyle construye una historia difícil de contar pero muy sugerente. Todo un reto para conseguir componer todos los elementos que jueguen a favor de un desarrollo potente y enérgico que permitan que la historia no pierda interés en ningún momento. Y dicho interés no decae en absoluto, sino que más bien la cercanía del final va añadiendo intensidad a un “cuento de hadas” que en ese punto ya ha atrapado al espectador y le ha hecho partícipe de su pequeña aventura. Una aventura carente de grandes estrellas, pero con unos actores que cumplen dignamente papeles complejos y, que sin brillar excesivamente no rebajan en ningún caso el nivel de la película. Además del descubrimiento de Dev Patel, se puede disfrutar de la embriagadora belleza de Freida Pinto.

Como en otras ocasiones, Boyle da mucha importancia a la música y consigue una banda sonora envolvente, y muy enérgica, encabezada por M.I.A. y adaptándose perfectamente al espíritu que rodea toda la narración. En esta ocasión adquiere más importancia si cabe en un intento de buscar cierta similitud con Bollywood y su peculiar manera de hacer cine.

Si hay que poner algún pero, que los hay, quizás se eche en falta una mayor profundización en torno a personajes e historias en una Bombay que en ocasiones se plantea con tantos clichés conocidos que resultan decepcionantes. Tanto personajes populares, como turistas extranjeros adquieren por momentos rasgos caricaturescos que impiden un acercamiento más verosímil a la historia, y que nos devuelven al Boyle menos aventurero y arriesgado y nos alejan de aquel cineasta con vocación de fotógrafo del alma.

Por lo demás todo es un compendio de buenas intenciones y de mejores resultados en lo que supone una de las películas del año, posiblemente la sorpresa más agradable y a buen seguro la película de mayor aceptación junto con “El curioso caso de Benjamin Button”.

Una vez acabada la película, se nos sorprende con unos refrescantes y originales créditos, muy al estilo Bollywood, pero que mantendrán a casi la totalidad de los espectadores de la sala sentados en sus butacas. Un guiño de Boyle hacia una tierra que ha terminado por amar, y un canto de esperanza hacia la consecución de los sueños, que en ocasiones se brindan a perdedores naturales.


sergio_roma00@yahoo.es

--------------------------------------------------------------------------------------------


  • Valora esta crítica en Imdb

2 Cine-Comentarios:

  1. SATARAMIREZ dijo...:

    ESTA PELICULA ES SIMPLEMENTE UN HIMNO A LA VIDA
    EXCEPCIONAL.

  1. SATARAMIREZ dijo...:

    ESTA PELICULA ES SIMPLEMENTE UN HIMNO A LA VIDA
    EXCEPCIONAL.

Publicar un comentario