Crítica de: Bonsái

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSnzlXVRvI/AAAAAAAAAT8/bLj9Tfh1ZpU/s1600/3.png

Libros y cuerpos

Al final de la película, la chica muere y el chico se queda solo.

No hay que alarmarse y pensar que esto se trata de un spoiler en toda regla, ya que es la misma voz en off de Julio (el chico) la que se encarga de anticiparnos esta noticia nada más comenzar la película. La cuestión será averiguar cómo pasó todo.

No es muy habitual que llegue a nuestras pantallas una película chilena. “Bonsái” viene precedida por su participación en el Festival del Cannes del pasado año y por el Premio Fipresci a la mejor película en el Festival de la Habana del mismo año. Y ciertamente no decepciona, tratándose de una adaptación de la novela homónima del escritor Alejandro Zambra.
Toda la historia se basa en la relación entre Julio y Emilia, ambos protagonizados por Diego Noguera y Natalia Galgani respectivamente, en dos papeles oscuros, aparentemente simples, pero que esconden una complejidad que requiere un trabajo importante a la hora de darles vida. Si bien el comienzo de la relación es de lo más habitual en el ambiente universitario chileno, su desenlace y la razón por la que en un momento concreto no están juntos es un enigma que el director Cristián Jiménez se encarga de proteger dejando que sea el espectador el que saque sus propias conclusiones.
“Bonsai” (el árbol que simboliza la relación entre ambos) se desarrolla en dos momentos decisivos, el momento en el que se conocen y como van profundizando como pareja, y ocho años después cuando ambos no están juntos pero mantienen un fuerte lazo de unión que se presupone no se romperá de por vida. Varios saltos en el tiempo nos irán presentando una aparentemente simple personalidad de Julio, que el actor Diego Noguera se encarga de acentuar con su manera de hablar y de comportarse. A Emilia se le advierte una personalidad algo más compleja de manera que Natalia Galgani elabora un meticuloso trabajo para además adoptar cierto misterio al personaje necesario y acertado.

La literatura, la sensualidad, la música, la filosofía, la cultura…varios elementos se conjugan para componer un conjunto que bebe de muchas fuentes intelectuales pero que adolece de otro tipo de materiales que la hiciesen más interesante y sobre todo más ambiciosa, ya que en algunos momentos la película pierde fuelle y se ahoga en sus propias arenas movedizas estructurales. Igualmente se echa de menos una mayor profundización en los personajes más allá del mero y obvio enamoramiento inicial para que la historia hubiese quedado más apasionante tal como hiciese Jonás Trueba con su historia de amor en la estupenda película “Todas las canciones hablan de mí”.

A pesar de esto, estamos ante un trabajo atractivo, donde todo fluye con cordura y de manera elegante y ante una buena oportunidad de disfrutar de una historia de amor distinta y con bastantes alicientes.

sergio_roma00@yahoo.es
twitter: sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario