Crítica de: The Host (La Huésped)

Etiquetas:

http://1.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSpoo9gwlI/AAAAAAAAAUk/uZXrU9_m6Zs/s1600/1.png

Floja ciencia ficción “crepusculiana”

Cuando una película viene precedida por “de la autora de la saga crepúsculo”, inmediatamente deberíamos echarnos a temblar, tratándose de una de las peores sagas del cine. Aún así, hay algunos detalles, como la dirección a cargo de Andrew Niccol (director con experiencia en el género) o el papel protagonista de Saoirse Ronan (bastante mejor actriz y con mayores registros que Kristen Stewart) que nos podrían llevar a conservar cierta esperanza sobre el resultado final de esta película. Pues bien, no. Sin paños calientes: es mala hasta decir basta.

Comenzando por una historia simple que parece sacada de un cuento infantil, a saber: invasión de la Tierra por unos extraños seres que se introducen en los cuerpos de los aducidos controlando sus mentes con el objetivo de mantener a la Tierra en un estado de paz, armonía y bienestar. Distinguiremos a los invasores con la “brillante” idea de hacer que tengan los ojos blanquecinos y así no perdernos en un guión que…no tiene nada. O mejor dicho, que tiene todo lo predecible en este tipo de películas como la extraterrestre invasor que acaba adquiriendo sentimientos humanos, se enamora, etc y se convierte a la resistencia como aquel famoso lagarto de la mítica serie “V (1983)” (Willie). Y no es casual, ya que existen múltiples similitudes con aquella serie, teniendo a Diana (La leyenda del buscador), y a los guapísimos de la resistencia que harán las delicias de las adolescentes. Todo no solo previsible (y copiado de series como “V (1983)”) sino vergonzosamente inverosímil. (Es una lástima que comparta título con la estupenda película de Joon-ho Bong del año 2006).

Con una historia tan floja, a cargo de la escritora Stephenie Meyer, autora de las novelas de la saga “Crepúsculo”, era complicado realizar algo meramente interesante. Por tanto toda la película mantiene esta dinámica simplona, haciendo que se siga sin un mínimo de interés en todo momento y deseando que se acabe cuanto antes para al menos saber el desenlace que probablemente coincida con lo que ya nos estábamos imaginando. No se dice nada del origen de tan extraños visitantes ni cómo consiguen poco a poco hacerse con el poder en la Tierra (una precuela no, ¡por favor!), aunque es bastante sencillo poder intuirlo todo.

Ni efectos especiales que deslumbren, ni música con la que deleitarnos, ni fotografía destacable. Todo un cúmulo de malas interpretaciones, de diálogos infantiles y de historia aburrida. Tanto que algunos momentos melodramáticos o de tensión son directamente de carcajada, como los diálogos internos entre la invasora y la invadida dentro del mismo cuerpo, casi tan divertidos como los diálogos internos de “El Chip Prodigioso”, o los de la novela de David Safer “Yo mi me contigo”, con la salvedad de que tanto aquella película como la novela son comedias, y por tanto la diversión es coherente.

Si tuviésemos que salvar algo, Saoirse Ronan no está del todo mal, dentro de las limitaciones de su personaje (aunque esta película suponga una mancha en su prometedora carrera), y William Hurt mantiene más o menos el tipo, pero la película se les queda pequeña a ambos hasta el punto de absorberlos por completo quedando tan sólo la flojísima historia de esta más que prescindible película.

Por desgracia, que nadie dude que tendremos saga (al menos trilogía), porque la película deja una ventana abierta, y porque con casi toda seguridad funcionará entre cierto público adolescente al igual que lo hizo la saga “Crepúsculo”, con los mismos ingredientes: romanticismo de pastel, fotografía bajo la lluvia made in MTV y protagonistas recién salidos de “Sensación de vivir”.

Los amantes del cine de ciencia ficción podemos pasar de largo por esta película y seguiremos esperando, porque esta es una “huésped” a la que abría que cerrar la puerta de nuestros intereses cinéfilos en las narices.


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario