Crítica de: Dando la nota

Etiquetas:

http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

Cine “a cappella”

Conviene de vez en cuando despojarse sin complejos de prejuicios y dejarse llevar por alguna película que sin muchas pretensiones nos ayude a pasar un rato entretenido. “Dando la nota” ayuda a ello, porque contiene suficientes características que la hacen una película atractiva. Aunque su premisa inicial no apunta demasiadas expectativas, el desarrollo de la historia y sobre todo la manera de contarla hacen que vaya derivando en una película interesante y amena.

El guión es sencillo. Una imaginaria Universidad comienza el curso y se prepara para las nuevas actividades. Tiene un aluvión de personajes variopintos que permitirán situaciones divertidas, dentro de un marco musical jugoso. La única que parece estar con los pies en el suelo es Beca, que aspira a ser productora de música y tiene que “pasar por el aro” de adaptarse a la Universidad y accidentalmente acabar en el equipo de las “Bellas”, un grupo de canto a cappella que participa en concursos universitarios. La lucha entre este grupo y el masculino con bastante más gancho será el punto de partida y el objetivo final de todo el fin para ir desarrollando todas las tramas alternativas y buscando la diversión.
La película no esconde nada. Juega con clichés ya conocidos de este tipo de películas para incluso parodiarlos con respeto, y en general no se toma en serio así misma, en una frívola pero sugerente manera de alejarla de cualquier intento de encasillarla, lo cual ayuda a que la película se siga con cierto interés y no decepcione casi nunca. Los momentos musicales resultan atractivos, y aunque muchas de las situaciones son predecibles, no dejan de ser una parte más de una estructura sencilla.

Y esto es lo malo. La excesiva sencillez nos impide adentrarnos en algún mundo alternativo algo más ambicioso. Aunque estamos ante una comedia, no existen demasiadas ocasiones para reírse de verdad, siendo la pareja formada por el jurado de los concursos de canto, los personajes más cómicos de toda la película con sus disparatados comentarios. El mundo femenino nos recuerda inevitablemente a la reciente “La Boda de mi mejor amiga”, aunque en esta última, la comedia está más elaborada y el talento en la interpretación más marcado en base al trabajo que realiza Kristen Wiig en ambos aspectos. También es una pena que la buena interpretación de Anna Kendrick (“Up in the Air”) no se vea correspondida con una historia algo más sustanciosa que le hubiera permitido explotar ese lado alternativo que la hace tan atractiva.

Por lo demás, lo dicho. Un acercamiento sin muchos complejos, ni expectativas del tipo “El Club de los Poetas Muertos” o “Las Ventajas de Ser un Marginado”, nos evitará decepciones posteriores, y será una elección acertada para pasar un rato simplemente entretenido y algo divertido.



sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario