Crítica de: Los Croods

Etiquetas:

http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

Yabadabaduuuu

Resulta inevitable al acercarse a esta película no acordarse de los queridos Pedro, Vilma, Pablo y Betty de la entrañable serie de los años sesenta "Los Picapiedra", y sus andanzas en Bedrock. Aparte del prehistórico nexo en común, son muchas las diferencias que se pueden extraer aparte de las evidentemente técnicas. En aquella, eran dos familias las que sostenían las aventuras. En esta, una única familia será la encargada de buscar aventuras. En aquella las historias eran divertidas y exultantes. En esta, nos encontramos con una película ciertamente amena, pero la diversión hay que buscarla a cuenta gotas sin llegarse a quedar uno "de piedra". Si buscamos diferencias o similitudes dentro de la propia factoría Dreamworks, responsable de películas tan conocidas como Hormigaz, Madagascar, Kung Fu Panda, El Gato con Botas, y sobre todo la saga Shrek, TLos Croods mantiene la técnica intacta y encomiable, pero se queda un paso atrás de todas las mencionadas por diversas razones. El padre de esta prehistórica familia mantiene un curioso y seguramente intencionado parecido en forma y fondo con el legendario ogro Shrek que no será complicado de apreciar.

Comparaciones aparte, Los Croods tiene un discreto universo propio. Con la magia que aportan la música de Alan Silvestri y la maravilla de colorido y efectos visuales, la película viaja con cierta comodidad en este viaje al pasado. Sin tomarse excesivos riesgos, se nos presenta una aventura con un sencillo guión del que no se desprende un ápice de sorpresa, y donde todo sucede como es habitual en una película coral e infantil. Una familia pehistórica que a través de un excesivo protector cabeza de familia logran ir sobreviviendo a todos los avatares de la época, a base de huir de los peligros y de refugiarse en cuevas cuando la ocasión lo requiere. Pero no es precisamente esto lo que quisiera Eep, la rebelde de la familia, que busca aventuras, y mundos nuevos por descubrir. En gran medida el personaje de Eeps supondrá la auténtica metáfora de la película, esa continua búsqueda de épica, la huida de caminos oscuros y el reencuentro con la luz y con el color. Un mensaje que calará sin problemas en niños, y que en adultos resulta demasiado edulcorado y poco efectivo.

Al margen de mensajes y metáforas sencillas, que casi todas las películas de animación contienen en mayor o menor medida, la película en sí resulta entretenida sin mucho más, previsible en la mayor parte de los momentos y poco sugerente, adoptando una postura complaciente y conservadora, en la búsqueda de un público más infantil que adulto y sin apenas espacio a la emoción. Algún momento divertido esconde, personificado sobre todo en la mascota de Guy, el chico que entusiasmará a Eeps e intentará arrastrar a toda la familia en sus propósitos, así como en el personaje de la abuela.

Cine familiar, en el sentido más tradicional del término, que no pasará a la historia como anticipa su presentación en carteles, pero que en todo caso no hará sentir un poco cavernícolas de la manera más amable y cotidiana.



sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario