Crítica de: El Hombre con los puños de hierro

Etiquetas:

http://1.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSpoo9gwlI/AAAAAAAAAUk/uZXrU9_m6Zs/s1600/1.png

Mucho puño y pocas nueces

Lo primero que cabría decir sobre esta estrafalaria película para no llevar a ningún tipo de engaño es que aunque viene presentada por Quentin Tarantino, éste no aporta nada a la película (más que, digamos un apadrinamiento) y desgraciadamente poco o nada se parece a su cine, a pesar de que haya un evidente intento de acercamiento.

Aunque no es muy conocido en el mundo del cine, RZA (pseudónimo de Robert Diggs, sí lo es en el mundo de la música, primero como líder de la banda Wu-Tang Clan (nombre que proviene de una película de artes marciales) desde 1992 y posteriormente en solitario, siempre con el hip-hop como estandarte significativo. Y su actual incursión en el mundo del cine no es casual, donde comenzó musicalmente con bandas sonoras en películas como “Ghost Dog: El Camino del Samurái”, “Kill Bill Vol. 1 y Kill Bill Vol. 2Kill Bill Vol. 2”, “Blade: Trinity” o “Diarios de la calle” entre otras, y con pequeños papeles en películas como “Coffee & Cigarettes”, “American Gangster”, “Repo Men” o “Los Próximos tres días”. De su participación en Kill Bill quedó tan fascinado con la manera de trabajar de Tarantino que le pidió ser su maestro. Y en esta película se aprecian ciertas influencias en este sentido aunque llevadas a cabo de manera muy personal y casi siempre desacertadas.

La historia transcurre en una China feudal bastante reconocible en base a otras películas, donde la lucha de clanes por establecer un poder en medio de la anarquía son el eje principal donde se mueve muy débilmente este film, actuando como protagonista un herrero protagonizado por el mismo RZA.

Mucha sangre, incluso vísceras, violencia desenfadada con trucos ya conocidos y diálogos mediocres componen esta historieta que no pasa de un mero producto de rápido consumo y de poca gracia. Tanto la presentación de Tarantino, como un reparto llamativo, consiguen que en un principio esta película no pase desapercibida. La presencia de Russell Crowe en un papel divertido pero lineal, y sobre todo de Lucy Liu, lo mejor de la película le confieren cierto atractivo al film, y lo salvan en cierta manera de no caer en el absoluto abismo, pero evidentemente no resulta suficiente para que podamos hablar de una película como mínimo aceptable. Si a todo ello le unimos el poco tacto a la hora de tratar el cine de artes marciales con tanta frivolidad y lo desacertado que resulta la banda sonora en un ambiente tan distante del hip-hop, pues finalmente tenemos una película absolutamente fallida y fácilmente olvidable.

RZA soñó desde su juventud (como gran aficionado al cine de artes marciales) con llevar a cabo este proyecto, y los contactos conseguidos a lo largo del breve camino cinematográfico que ha llevado le han permitido cumplir su sueño, y a buen seguro habrá quedado satisfecho con el resultado, pero aplaudiendo lo meritorio y valiente del asunto, no podemos dejar de sentir indiferencia ante una película que no atrae, no entusiasma y a duras penas (o puños) entretiene.


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario