Crítica de: Bienvenidos al fin del mundo

Etiquetas:

http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

Apocalipsis ebrio

Con “Bienvenidos al fin del mundo” el director de cine inglés Edgar Wright cierra una curiosa trilogía que se ha dado en llamar “Trilogía de los tres sabores Cornetto”, porque en cada una de ellas está conectada a un helado Cornetto que aparece en la película y su sabor apropiado. De esta manera, en “Zombies party” (la primera película de la trilogía) cuenta con un Cornetto con sabor a fresa en referencia a lo sangrienta que es la película. En “Arma Fatal” (segunda película) aparece un Cornetto azul en referencia al color de la policía, y en esta última es el verde el color del Cornetto relacionado con extraterrestres y ciencia ficción (aunque el azul también hubiese sido apropiado en este caso…). Esta curiosa forma de clasificar esta trilogía de películas ya dice mucho sobre la manera en que Wright se toma el cine y sobre el humor que encontraremos en él. Aparte de la mezcla de sabores, hay evidentemente más elementos que tienen en común estas películas, como son la misma pareja protagonista de actores (incluso de un gran número de secundarios) Simon Pegg y Nick Frost y una temática similar, en cuanto a guerra total ya sea contra zombies, asesinos o extraterrestres. Resulta también anecdótico que suele aparecer una valla que hay que saltar y que no siempre resulta una tarea sencilla…

Tal y como ocurría en las dos anteriores películas, así como en su filmografía en general, es muy difícil tomarse en serio “Bienvenidos al fin del mundo”, porque la comedia siempre acaba apareciendo incluso cuando la película adquiere derroteros de suspense. El inicio es particularmente interesante en cuanto a pura comedia gamberra: la reunión veinte años después de cinco amigos de la infancia para cerrar algo que en su día se quedó incompleto, una especie de maratón de cervezas, de pub en pub hasta llegar a al famoso pub “El fin del mundo”. Como es lógico, la vida de cada uno de ellos ha cambiado mucho, y por tanto, tal hazaña, a pesar del entusiasmo de Gary King (Simon Pegg). De hecho la tarde se va torciendo y parece llegar a su fin sin que se haya apenas iniciado la gesta cuando un suceso cambiará por completo este panorama y les llevará casi por inercia hacia la ruta más inesperada. Es a partir de aquí cuando la película adquiere sus tintes más disparatados que se mantendrá constante hasta el final de la película.

Wright se divierte y pretende divertir al espectador con honestidad, tal y como sucediese con la interesante “Scott Pilgrim contra el mundo” de hace tres años, y con cierta originalidad en algunos planteamientos que despiertan la sonrisa mezclándolos con momentos de acción. Peleas múltiples contra extraterrestres que no parecen ser un prodigio de fuerza, chistes salpicando cada momento de acción y todo ello con un elenco de actores que se adaptan a las exigencias (mínimas) de Wright, para ofrecer un producto sencillo pero explotable con cierta facilidad.

“Bienvenidos al fin del mundo” cierra una trilogía curiosa, que vista de manera seguida podría resultar empalagosa, pero dispuestas de manera individual ofrece momentos entretenidos además de disparatados y ebrios bajo la amenaza constante del apocalipsis.

Sin crearse muchas expectativas, diversión desenfadada.


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario