Crítica de: Los recuerdos del hielo

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

Volver a oír la música del hielo

Albert Solé en un experto en navegar por los recovecos de la memoria. Y así lo demostró con brillantez en sus dos anteriores trabajos documentales “Bucarest. La memoria perdida” y “Al Final de la Escapada (2010)”. En esta ocasión vuelve a adentrarse en un mundo donde los recuerdos lo ocupan todo, donde el presente está cargado de nostalgia, y donde el futuro se presenta ciertamente triste.

“Los Recuerdos de Hielo” nos presenta la historia de Josefina Castellví, una mujer científica y su regreso a la Antártida, donde pasó los mejores años de su vida estudiando y adquiriendo conocimientos en un entorno hostil pero deslumbrante.
Narrada con la voz en off de la propia Josefina a modo de carta hacia su querido compañero de trabajo, la película contiene un indudable valor emotivo y una espléndida pureza narrativa, lo que ayuda en parte la dulce y pausada voz de Josefina y sobre todo la belleza de las imágenes tanto las presentes como las grabadas en el pasado que se entremezclan para formar un relato preciso y llamativo.

A través de la voz de Josefina, de sus miradas, y de sus sonrisas podemos llegar a entender sus pasiones, su necesaria nostalgia del pasado y su amor por un entorno cargado de hielo y frialdad. Una relación directa con la naturaleza, sus animales y un clima duro pero agradable en su cotidianidad. Albert Solé acompaña además a las imágenes con una música realmente bella y con un sonido atractivo para lograr un clima de sencillez emotiva.
La voz de Josefina nos acompañará en casi todo el viaje-regreso a la Antártida, y nos hará partícipe de muchos sentimientos, relacionados con un amor a una profesión, a un proyecto y en definitiva a un sueño, sea o no utópico.
El documental tiene una fuerza destacable y atrapa desde un primer momento hasta lograr una complicidad única y una intensidad absorvente.

Como resumen y "texto de hielo" final, una de las últimas frases de Josefina en la película, que encierran toda una declaración de amor: “Todos tenemos un paraíso perdido en algún rincón de la memoria, el mío es un poco inhóspito, lo sé, pero ha sido la gran aventura de mi vida”…


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario