Crítica de: Heli

Etiquetas:

 http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSnzlXVRvI/AAAAAAAAAT8/bLj9Tfh1ZpU/s1600/3.png

La maldad y la inocencia

A pesar de la corta filmografía del director mexicano Amat Escalante, ya existe un cierto respeto a su manera de hacer cine. No en vano, sus películas se pasean por el Festival de Cannes de manera habitual y su cine goza de prestigio no sólo en su país. Con su debut (“Sangre”) ya empezaría a dejar claro que las relaciones humanas son una parte muy importante de su cine, y también a partir de esta película comenzaremos a vislumbrar un estilo que se ha mantenido hasta el momento. En “Sangre” Diego y Blanca, un matrimonio que se ahoga en la rutina se ve sorprendido por la aparición de Karina, hija de Diego en su anterior matrimonio. Posteriormente filma “Los Bastardos”, donde la violencia adquiere protagonismo en un thriller narrado con la crudeza misma que supone ser contratado para matar a alguien. Un film contundente que deja huella. Dos años después participa en el proyecto “Revolución” junto a Carlos Reygadas, Gael García Bernal, Diego Luna, Rodrigo Plá, Mariana Chenillo, Patricia Riggen, Gerardo Naranjo, Rodrigo García y Fernando Eimbcke. Un conjunto de diez cortometrajes que ofrece la particular visión de cada uno de ellos sobre la Revolución (1910-1917). El cortometraje de Escalante, rodado en blanco y negro sigue manteniendo las consignas de su cine y crece en varios aspectos, como fotografía, silencios que desgarran y contundente reflexión en un plano final muy expresivo. De esta manera llegamos a la actual “Heli” con muchos de los aspectos comentados en plena efervescencia visual y narrativa.

“Heli” cuenta la historia de un humilde y joven trabajador, de un todavía más humilde pueblo mexicano, que se ve involucrado en un asunto de drogas sin participar de ninguna manera en ello. Heli vive con su mujer, su hijo, su hermana pequeña y su padre. Todos ellos sufrirán también las consecuencias de este suceso y ello provocará una serie de acontecimientos que le servirán a Escalante para profundizar en sus obsesiones y mostrar su contundente mirada sin ningún tipo de tapujo y veto.

Hay violencia, aunque no resulta exagerada, salvo en una escena concreta, pero sobre todo lo que encontraremos son las bases fundamentales de su cine. Un planteamiento inicial lento, rodado con tranquilidad y con planos certeros asegurando mostrar la cotidianidad como algo que puede tener cierto interés. En este sentido se aprecia la cercanía con su compatriota y amigo Carlos Reygadas, con algunos aspectos similares a la hora de contener el tempo de la película y sus distantes planos. Filmar desde la distancia, casi sin la percepción de “estar ahí” pero participando de la historia, es algo con lo que Escalante disfruta, y lo hace con verdadera brillantez. En otras ocasiones, prefiere situar la cámara tras un personaje para acercarnos a su particular visión y sufrir con él las inclemencias de su historia.

En la historia de “Heli”, donde el mundo de las drogas y su particular dureza tienen un protagonismo indudable, la injusticia se pone de relieve para plantear ciertos aspectos de ella que permitan una reflexión acerca de las entrañas de la misma y sus posibles consecuencias. En este sentido emplea a dos tipos de personajes: los que encarnan la maldad, vista desde un punto de vista inevitable, y los que encarnan la pura inocencia (especialmente el propio Heli y su pequeña hermana Estela) que se ven envueltos en la crueldad de una vida que ni han elegido ni sienten como justa.
Escalante acierta en casi todos los aspectos que quiere y desea mostrar pero quizás por esto, y por la radical forma de narrar se pierde interés en algún momento y la película se puede desviar hacia caminos algo anodinos y particularmente lentos.

“Heli” es una película que continúa la línea de sus anteriores trabajos, que nos invita a un cine reflexivo, duro y donde la realidad se nos muestra sin paliativos para poder observar las relaciones humanas (los mismos abrazos que se entrecruzan los personajes son fríos y dolorosos en su falta de plenitud) desde su mayor honestidad y con la sinceridad de una mirada que se funde con el sufrimiento de cada personaje.


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma


0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario