Crítica - Her

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

Sentimientos y emociones virtuales

¿Es posible enamorase de un sistema operativo con voz? Supongo que para cualquiera la respuesta inmediata sería que no. El gran mérito de Spike Jonze (especialista en realizar auténtica magia en el cine) es precisamente que eso pueda suceder, y lo más difícil, que eso pueda resultar creíble.





“Her” se desarrolla en un futuro cercano, en Los Angeles, en un mundo donde internet sigue siendo una herramienta imprescindible. La salida al mercado de un nuevo sistema operativo para el PC despierta la curiosidad de Theodore, una persona solitaria y melancólica, que aún vive con la tristeza de un pasado cercano donde se produjo la dolorosa ruptura con su pareja, Catherine. Este novedoso sistema operativo tendrá voz femenina (Scarlett Johansson) y estará basado en el modelo de Inteligencia Artificial que además de satisfacer cualquier tipo de necesidad del usuario, interactuará con él, podrá mantener una conversación inteligente y amena, e irá desarrollando su propia personalidad. Pronto Theodore se encontrará con un conflicto de difícil solución.

Hay tres elementos fundamentales que convierten a “Her” en una estupenda película. En primero lugar tenemos la mano maestra de un Spike Jonze que sabe medir los tiempos como con acierto, sabe transformar lo utópico y lo idílico en profundas ensoñaciones de realidad certera y viable, de manera que el espectador siente la necesidad de saber más sobre algo que le está fascinando. Y Jonze va aportando poco a poco los elementos necesarios para que la historia se vaya construyendo de manera sencilla pero profundamente intensa, hasta el punto de encontrar verdaderos momentos emocionantes que persistirán en la memoria durante todo el desarrollo del film.

En segundo lugar nos encontramos con la magnífica interpretación (vocal) de Scarlett Johansson. No aparece ni un solo minuto en pantalla, dado que interpreta a la voz del sistema operativo (Samantha), pero su voz es tan importante y fundamental en la película que la convierte en uno de sus mejores trabajos en el cine. Sus conversaciones con Theodore nos permitirán ir conociendo poco a poco qué fluye en el cerebro (virtual) de un sistema operativo e incluso qué siente. Scarlett se presenta tan sensual como divertida y tan emotiva como intrigante, permitiendo que podamos imaginarla, sentirla, y en multitud de ocasiones entenderla, logrando una especial empatía con alguien que en realidad es algo, y que gracias a ella y al guión logramos casi olvidar esta compleja dicotomía, para centrarnos simplemente en Samantha. Por último no podemos dejar pasar la excelente interpretación del personaje principal, Theodore, a cargo de Joaquin Phoenix, en un nuevo trabajo complicado que solventa de manera sobresaliente dando vida a un personaje complejo que vive inmerso en un mundo interior difícil de descifrar, pero con sentimientos y emociones (reales) de fácil comprensión y entendimiento.

Si a estos tres elementos, le unimos un gran trabajo en todos los demás ámbitos (un magnífico guión, escrito también por Spike Jonze, una fascinante música a cargo de los siempre soberbios Arcade Fire y de Owen Pallett, y concretamente una brillante pieza de Karen O titulada “The moon song”, y una sencilla pero certera fotografía de Hoyte Van Hoytema) permiten que nos encontremos ante una gran película que presenta planteamientos novedosos, de interesante reflexión sobre el presente, el futuro más cercano que nos espera, los sentimientos y emociones virtuales en contraste con las carencias afectivas y la sociabilidad perdida.

Todo un conjunto de factores que confluyen en un solo personaje como ejemplo más significativo y que reivindican con acierto la necesidad de plantearnos hacia dónde nos llevan los avances tecnológicos en un mundo donde poco a poco se está perdiendo la capacidad de interactuar físicamente con las personas.





sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario