Crítica de: Tetro

Etiquetas:


http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

“No sueltes la soga que me ata a tu alma”


Si hay algo que caracteriza (temáticamente hablando) la ya amplia y excelente filmografía de Francis Ford Coppola es su extremado interés, casi obsesión por los temas de familia. Desde su debut con “Dementia 13” donde por primera vez aparece la relación entre hermanos en un escenario hitchcockiano, las referencias a la problemática familiar han sido constantes y numerosas. El padre era el protagonista en “El valle del arco iris” donde pretende impresionarle. Poco después la madre (o más bien la ausencia de ella) adquiere importancia en “Llueve sobre mi corazón”. Los hijos obtienen su reflejo en la sensacional “Rebeldes”, sobre el final de la infancia y el comienzo de un nuevo y complicado mundo. Con “La ley de la calle” aparece su primera referencia hacia la fascinación sobre su hermano mayor. Y “Jardines de piedra” y “Tucker, un hombre y su sueño” ofrecen una mirada melancólica hacia su hijo fallecido, con los conflictos generacionales asomando en cada diálogo y escena. También su hija ( a la postre también directora de cine) se vislumbra en “Vida sin Zoe”, así como su nieta en “Jack”. Y como no, todo este cocktail de relaciones y homenajes familiares queda también escenificado con un poderosísimo toque personal en “Los padrinos”.

Todas ellas son películas que tienen algo del Coppola que ansía conocer su mundo interior. Descifrar sus conflictos más escondidos. Todas mantienen en mayor medida una relación muy personal con su vida y con sus miedos interiores, y que le ha llevado hasta “Tetro”, continuando una identificable línea marcada con la anterior “Youth without youth”, manteniéndole inmerso en un mundo particular, casi secreto y con extensas connotaciones singulares.

El problema es que en el camino se nos quedan elementos fundamentales que le asocien al gran Coppola.
“Tetro” comienza siendo una más que interesante historia que promete trasladarnos al cine con mayúsculas y que se evapora tan rápido que apenas deja rastro cuando finaliza. Unos poderosos primeros diez minutos dan paso lentamente a una narración carente de fuerza, con pocos argumentos dramáticos y con la sensación de que lo que se cuenta no interesa demasiado, llegando incluso en ocasiones a una suerte de folletín que puede llegar a resultar somnoliento. Ni la historia consigue sostenerse en ningún momento, ni los personajes tienen la fuerza necesaria para ser por ellos mismos un torrente sentimental, a pesar de estar ante un excelente papel de Maribel Verdú y un correcto Vicent Gallo. El papel reservado para Carmen Maura como crítica de teatro puede explicar muy bien hasta qué punto lo que comienza como un serio proyecto personal se va transformando en una sucesión de historias huecas y ciertos pasajes que rozan el esperpento.

Aún así, e intentando borrar de nuestras cabezas, escenas finales que se acercan a la ridiculez, y que no son dignas del extraordinario Coppola, la película nos deja dos o tres magistrales escenas que nos recuperan al cineasta con recursos. Hay miradas que disparan directamente al alma del espectador, y un toque independiente que en ocasiones resulta creíble aunque a veces vaya perdiendo fuelle. La relación entre hermanos está presentada con torpeza, pero en cambio ciertas metáforas, así como pasajes donde se combina música, danza y recuerdos imborrables hacen que haya merecido la pena sentarse a descubrir esta nueva obra de uno de los cineastas más importantes.

Cal y arena, estéticamente hablando, y entre medias una historia que aborda los sentimientos humanos sin miramientos y suplicando frases como la que aparece nada más comenzar la película en un muro de una calle cualquiera en un humilde barrio argentino: “No sueltes la soga que me ata a tu alma”.

Nueva incursión en las oscuras y enigmáticas relaciones familiares desde una humilde perspectiva y con el aliento de un director con clase.

Muy lejos del mejor Coppola, pero lejos también de un cine mediocre donde pretenderán colocarle algunos.


sergio_roma00@yahoo.es

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario