Crítica de: Distrito 9 (District 9)

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSnzlXVRvI/AAAAAAAAAT8/bLj9Tfh1ZpU/s1600/3.png

Insusual invasión alienígena

Acostumbrados como estamos, a que el cine de ciencia ficción y más en concreto en lo relativo a los extraterrestres, se ajuste a unos cánones pre-establecidos, y se ciña a unas reglas predeterminadas, previsibles y por ende aburridas, es de agradecer encontrarnos productos como el que nos ocupa.

Sin una pretenciosa ambición aparente y sin necesidad de recurrir a acartonadas estrellas del celuloide, "District 9" conforma una más que aceptable película de género, en un universo por descubrir y bajo la segura, certera producción y supervisión de un experimentado Peter Jackson.

En este sentido de ruptura de cánones, una nave nodriza se establece en un lugar muy apartado del clásico USA, como puede ser Sudáfrica. Al entrar en contacto con dicha nave, los humanos se encontrarán con seres de otro planeta, en un estado lamentable y sin causa aparente de supuesta invasión. La respuesta terrenal en un primer momento de confusión, será establecer, justo bajo la nave, una especie de campo de refugiados que dará lugar a una complicada convivencia con todas sus consecuentes visicitudes.

El hecho de rodar cámara en mano y con aspecto de documento periodístico puro, favorece enormemente las aspiraciones de una certera credibilidad y de un protagonismo absoluto de la historia frente a héroes excesivamente clasificables y de las dificiles relaciones de una convivencia que a todas luces debe resultar conflictiva. El aspecto de sobrio documental está por tanto perfectamente logrado y nos traslada a una realidad probable y perfectamente identificable.

En este sentido, existe también una razonable intención de promover adecuadamente un personaje central y determinante que se distancie de un héroe popular e invencible. Un hombre cargado de bondad, y lejos de la acción en sí misma entendida. Un líder que andará con pies de plomo sobre la fina línea que separa la gloria del rechazo, el triunfo de la derrota más infernal.

Con una cara poco conocida en el mundo del cine y a través de un elaborado proceso de evolución-involución asistimos a la transformación (en varios sentidos) de quién en principio estaba destinado a buscar soluciones y acaba siendo un problema, además de una tentadora provocación.

La elaboración de los alienígenas, sin ser excesivamente destacable, es bastante aceptable, resolviendo con sencillez el eterno problema de la comunicación y creando seres que impresionan en algunos planos y se muestran tiernos en otros. Que duda cabe que en ocasiones y dentro de las escenas violentas el derramamiento (o más bien la explosión) de sangre se antoja necesaria, y se resuelve igualmente con naturalidad, ligera estética visual y principalmente alejándose de todo lo que pudiera resultar supérfluo para el resultado que se pretende mostrar.

Moldes clásicos de ciencia ficción, cierta originalidad y una puesta en escena discreta pero efectiva resumen esta nueva aventura alienígena a la que sólo se le echa en falta una mayor profundidad en personajes e historia de fondo y mayor acercamiento a un conflicto al que se intuye se le podía haber sacado mucho más jugo.

Quizás, y con una mayor apuesta presupuestaria, estaríamos hablando en otros términos más elevados, pero aún así, una apuesta segura; avalada y con mayor participación de lo que en apariencia se supone de un Peter Jackson que si algo domina con naturalidad es la capacidad de deslumbrar en sus proyectos.


sergio_roma00@yahoo.es

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario