Crítica de: Donde viven los monstruos

Etiquetas:

http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSn_Gfv5SI/AAAAAAAAAUE/vjmtTVGPb0g/s1600/4.png

Salvajemente inocente


Adaptar la extraordinaria e inquietante novela infantil “Where the Wild Things Are” de Maurice Sendak al cine a buen seguro que ha supuesto un auténtico reto al interesante cineasta Spike Jonze tras dejar su impronta en películas tan interesantes como “Adaptation” o “Cómo ser John Malkovich” tras coquetear en el mundo del videoclip.

La historia es sencilla en su planteamiento, pero es en el contenido adicional y en sus incursiones morales donde tanto novela como especialmente película logran una importante y extraordinario aura mágico que termina por envolver toda la historia y convertirla en una mágica narración carente de elementos superfluos y con un gran valor moral, no siempre identificable a primera vista, pero siempre destacable.

Max, (Max Records) niño rebelde y con un alto porcentaje de ira en sus actuaciones, logra zafarse de las “garras” de su madre y adentrarse en un extraño bosque donde poco a poco irá descubriendo una serie de peculiares y enormes personajes, que le tomarán por rey de todos ellos. Todos y cada uno de los personajes provienen de la imaginativa mente de Max, y todos sin excepción mantienen una relación muy personal e íntima tanto con su persona como con su mundo privado. En manos de un espectador curioso y sobre todo interesado en dejar volar la imaginación a cotas sin límite, quedará el interpretar, encajar y sobre todo entender un relato que lo mínimo que logra es deslumbrar y mantener un constante interés que apenas se relaja en ningún momento.

Para conseguir ese halo de magia imaginativa, que bien nos pudiera recordar algún coletazo de Tim Burton, se ha recurrido a una exquisita técnica para lograr unos escenarios inusuales, y especialmente unos personajes que transmiten en cada mirada, aliento o sonrisa, y que son fruto de un exhaustivo trabajo obviamente recompensado con una idílica selección de monstruos peculiares. Para lograr un resultado aún más espectacular se ha recurrido a voces como la de Forest Whitaker en uno de los personajes más interesantes. Todo ello convierte a una mini-población de monstruos sin rumbo fijo, en un más que interesante y variopinto grupo familiar que alberga sentimientos, virtudes e interferencias, y que viven bajo un cielo de inocencia y un clima de auténtico desasosiego, donde Max, además de ser un espectador de lujo, se convertirá en un protagonista trascendental y decisivo.

No se puede dejar de mencionar tampoco la excelente banda sonora de la película, destacando temas como “Worried shoes” de Karen O. ó “All is love” de Karen O. & the kids, sumándose a un clima que sin apartarse del lado infantil se adentra en un universo de idílico misterio y de giros imaginativos sin márgen al aburrimiento.

Inocencia, sentido y mucha sensibilidad en un relato bien desarrollado, mejor ornamentado y con una agradable intención de sorprender de manera humilde pero sobresaliente.


sergio_roma00@yahoo.es

2 Cine-Comentarios:

  1. Anónimo dijo...:

    Me ha gustado algo menos que a ti pero veo que tu crítica está bien construida y resumida. No obstante, yo no veo esos coletazos a lo Burton. Imágenes bellas reconozco que hay pero me esperaba una obra más completa y redonda.

    Saludos
    Alberto Q.
    http://traslaspuertas.wordpress.com/

  1. victor dijo...:

    Donde viven los monstruos: "Para niños gafapastososo con marcado acento Indie desde su más tierna infancia.

    ".

    Salvo alguna que otra excepcion ;-) esta peli ha gustado bastante a los criticos de muchocine.net:

    http://www.muchocine.net/criticas/11595/Donde-viven-los-monstruos/sharp


    saludos cinefilos!

Publicar un comentario