Crítica de: Anonymous

Etiquetas:

 http://1.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSpoo9gwlI/AAAAAAAAAUk/uZXrU9_m6Zs/s1600/1.png

Ser o no ser el autor

Que Shakespeare está considerado el mayor autor en lengua inglesa de todos los tiempos, creo que está fuera de toda duda. Pero, ¿qué ocurriese si realmente William Shakespeare no hubiese escrito sus obras y tan sólo las hubiese firmado? ¿Quién sería el autor de tan majestuosa obra?

Este es el tema principal en el que se centra “Anonymous”, una historia en principio apasionante y que de haberse narrado de forma como mínimo correcta, estaríamos hablando de una de las películas del año. Por desgracia no es así, y el poco tacto, la densa narración y en líneas generales el poco talento para atrapar al espectador, hacen que lo que pudo ser una película más que interesante se quede en un discreto producto entretenido con el único interés de ver en qué concluye tan curiosa teoría.

Y es que “Anonymous” erra en una característica tan primordial en este tipo de películas como es la autenticidad. En este sentido hace aguas constantemente, no sólo por la espantosa caracterización de Shakespeare buscando dar mayor veracidad a la teoría, y logrando un personaje casi caricaturesco, sino también por el escaso acierto en cuanto dirección artística y composición de personajes se refiere, convirtiendo un serio relato histórico que podría contener el mayor de los respetos desde el punto de vista cultural, en un cuento que en ocasiones distorsiona la realidad de manera poco elegante y en un relato mal estructurado y peor narrado.

Todo el interés con el que uno se acerca en un principio a causa de la curiosa historia, se va evaporando de manera fulminante, perdiendo emoción, interés y sobre todo entretenimiento, que es lo mínimo que cabría esperar de esta producción.

Hay sin embargo, alguna que otra interpretación bastante respetable como la de Rysh Ifans (aquel que nos deslumbrara e inquietara también en “El intruso” de Roger Michell) en el papel principal, y supuesto autor original de las obras literarias, y las de la Reina Elisabeth en sus dos edades, tanto por parte de Joely Richardson (“Los hombres que no amaban a las mujeres”) en la reina joven y Vanessa Redgrave (“La grandeza de vivir”, “Venus”) en una edad más adulta. Estos trabajos son lo más valioso de toda la película, aunque evidentemente por sí solos no pueden salvar un proyecto tan ambicioso y tan mal tratado.

Roland Emmerich no parece que fuese el autor apropiado para emprender este interesante trabajo y puede que ahí es donde todo el engranaje haya fallado de manera lamentable; donde se quiso buscar comercialidad a la vez que rigor histórico, se ha terminado consiguiendo poco interés y menos seriedad de lo que los hechos merecían, en un largometraje que se hace largo y en ocasiones tedioso. Una lástima y una excelente oportunidad perdida.



sergio_roma00@yahoo.es
Twitter: @sergio_roma

1 Cine-Comentarios:

  1. Daniela Campos dijo...:

    Me gusta esta película, en especial porque se trata del gran escritor William Shakespeare, me encantó el guión de esta secuencia, yo la acabo de ver en HBO Online sólo porque me daba curiosidad conocer ese mito que hay otro autor detrás del famoso dramaturgo y quedé muy satisfecha.

Publicar un comentario