Crítica de: El gato con botas

Etiquetas:

 http://2.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSnzlXVRvI/AAAAAAAAAT8/bLj9Tfh1ZpU/s1600/3.png

Aquí hay gato encerrado

No cabe duda que tras la aparición del famoso gato de la saga Shrek, las simpatías que provocó (en gran parte gracias a la simbiosis conseguida con Antonio Banderas) no podían quedar en aguas de borraja. Quizás la creación de un spin off para este personaje se antojaba algo arriesgada, pero visto el resultado, es evidente que es un acierto, además de una nueva oportunidad de seguir estirando los resquicios de una exitosa saga de animación.

La última película de “Shrek” nos dejó un sabor algo agridulce. Sin ser una mala película, no está a la altura de lo que se esperaba y quizás fue una muestra de que el personaje no da más de sí. Y cuando esto ocurre, nada mejor que potenciar otro personaje, manteniendo los mismos e interesantes elementos que permitieron en su día convertir a Shrek en un ejemplo de comedia de animación.

Antonio Banderas se vuelve a meter en la piel de este seductor gato en un trabajo que pareciera hecho a su medida, y con una facilidad asombrosa, de manera que uno ya no se imagina al gato sin Banderas ni viceversa. Esa simpática irreverencia y esa altivez gatuna se combinan perfectamente con una bondad y sencillez familiar, lo que le convierte en un personaje extremadamente cercano y terriblemente simpático.

Nos encontramos en esta divertida aventura con dos personajes nuevos. Por un lado la encantadora gatita Kitty Softpaws con voz de la bella actriz mexicana Salma Hayek, aportando el punto de sensualidad apropiado para convertir a “Puss in boots” en un torbellino de sensaciones. Por otro lado, Zach Galifianakis (Resacón en las Vegas) da vida a un curioso personaje en forma de huevo que aportará la dualidad entre ambición y amistad, entre inteligencia y oportunismo. Será la pareja que otorgue al Gato con Botas su propia personalidad, en base a las circunstancias adversas en las que se vea inmerso.

No faltará evidentemente la comedia, en forma de situaciones realmente divertidas, bien por un guión bastante acertado o bien por una interpretación de Banderas en una línea más que elevada, ni los diferentes guiños familiares como los famosos “ojitos” de gato que hicieran las delicias en la correspondientes películas de “Shrek”.

Nos hallamos por tanto ante un spin off más que aceptable que no decepcionará a los –numerosos. seguidores de la saga Shrek, y ganará nuevos adeptos entre los que se vean enganchados por la magia de un gato que maúlla con valentía al son de las adversidades y se convertirá en un compañero inseparable de la diversión animada y con carácter.



sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario