Crítica de: El Camino de Vuelta

Etiquetas:

http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

Verano gris

La sombra de “Pequeña Miss Sunshine” es muy alargada, o al menos esa manera de hacer comedia que tanto gustó a cítrica y tan bien funcionó en taquilla. Jonathan Dayton y Valerie Faris (los directores de aquella película) saben perfectamente la fórmula, y lo volvieron a lograr con una película aún superior como es “Ruby Sparks”. A Nat Faxon y Jim Rash (los directores de esta) aún les queda mucho camino por recorrer, y muchos “caminos de vuelta” para lograr un resultado tan acertado.

Nat Faxon y Jim Rash se estrenan con esta comedia amable, en lo que supone una ópera prima digna, aunque algo decepcionante. Ambos son los guionistas de la estupenda “Los Descendientes” de Alexander Payne, y si bien es evidente que han aprendido algo en el incierto camino que va desde el guión hacia la dirección, lo cierto es que aún les falta “pagada” para noquear con una magnífica comedia.

La nueva vida de Duncan, un adolescente de 14 años que le toca convivir con su madre y su padrastro durante todo un verano será la historia principal sobre la que se centre “El Camino de Vuelta”, y alrededor de esta surgirán toda una serie de personajes secundarios que sin duda alguna se convierten en lo mejor de la película, (muy especialmente el interpretado por Sam Rockwell). El mundo interior de Duncan, los satélites que orbitan, de manera incierta, alrededor de él, y sus aspiraciones (si es que tuviese alguna) irán captando poco a poco la atención del espectador consiguiendo un resultado aceptable en cuanto a comedia sin excesiva y profunda ambición.

La película se guarda momentos realmente divertidos, especialmente como decíamos al comienzo, cuando aparecen los personajes secundarios, como Allison Janney en un papel de frívola madre (Pam) separada que tiene sus momentos más especiales conforme vamos conociendo un poco más su excéntrica vida y las historias que la acompañan. Pero es sin duda Owen (en un gran trabajo de Sam Rockwell) el auténtico motor de la película. Cada vez que aparece en pantalla la película crece, la comedia adquiere cotas notables y su interpretación mantiene en alto nivel la película, incluso cuando suceden momentos no tan divertidos.

Cuando la película se centra en la familia (Steve Carell y Toni Collette como padres no están mal, y el adolescente Liam James cumple) la película se vuelve más sencilla, más cargada de tópicos y con una destacable y evidente pérdida de interés.

Con todo, es una buena película para pasar un rato agradable, mayor conforme uno se vaya identificando con la familia, donde encontraremos pocas sorpresas de género, pero que nos permitirá disfrutar de personajes cuando menos curiosos.


sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario