Crítica de: Cuando ella me encontró

Etiquetas:


http://3.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSomcfPypI/AAAAAAAAAUU/lkx-sfjdZYo/s1600/2.png

Cuando la vida da un vuelco inesperado

A quién no le ha ocurrido que llevando una vida tradicionalmente normal y apacible, de repente y sin previo aviso todo se viene al traste y se cambia el concepto de casi todo en un giro de ciento ochenta grados. Es algo consustancial en este extraño y recién estrenado siglo XXI y también es algo intrínseco al ser humano lo que conlleva no pocos problemas de convivencia. A grandes rasgos, esto es lo que propone Helen Hunt, en su primera incursión como directora, sobre un personaje (April, interpretado por ella misma) que en un momento concreto de su vida, y con búsqueda casi obsesiva por ser madre, descubre como su marido la abandona y aparece en su vida su auténtica madre.

Una comedia romántica, al más puro estilo hollywodiense, que bebe de no pocas y en general flojas referencias y que se digiere como una amable, efectiva y poco ambiciosa producción norteamericana. La conocida y respetada actriz Helen Hunt toma el testigo de la afición de algunos de sus compañeros en cuanto a pasar de interpretar a dirigir, pero lo hace de una manera discreta, casi anodina.

La historia, basada en una conocida novela de Elinor Lipman podría llegar a resultar interesante, y el comienzo da pie a ello, pero a medida que se va desarrollando una sensación de decepción se va apoderando, lenta y sigilosamente hasta vernos inmersos en algo ya conocido, cien veces visto y en definitiva poco atractivo.

Salvan por momentos la película algún personaje, como Ben, (Matthew Broderick) el marido del April, del que intuyo se podría haber sacado bastante más provecho y haber indagado más sobre sus decisiones y sus miedos. Tampoco hay lugar a queja respecto a la interpretación Colin Firth, en un papel cómodo y con un personaje curioso pero en ocasiones poco creíble. La misma Helen Hunt se reserva el papel principal, en un personaje con cierto aire al de “Mejor imposible”, pero algo más reflexivo y quizás más atractivo. Aunque se muestre más arrebatadora encarnando a Darcy (“En qué piensan las mujeres”) o sobre todo a Fitz (“La maldición del escorpión de Jade”), personajes con los que logra transmitir más y mejores sensaciones. Mención aparte merece la arquetípica y varias veces cansina Bette Midler en un papel desafortunado por su mediocridad y sobre todo su desagradable frivolidad, recordando a su pequeño papel en “Cómo conquistar Hollywood”. Sin duda alguna, uno de los grandes errores del film.

Aunque pudiera tratarse de un capricho de actriz acomodada y con buena posición económica, lo cierto es que se aprecia un loable ejercicio de intenciones y una capacidad para componer una historia sin excesivos artificios. Una ópera prima que sin llegar ni mucho menos a deslumbrar contiene tientes de buen estilo y ganas de crear un mundo personal y humano con moldes propios y ligeras referencias claramente identificables. Si bien el resultado no es tan destacable como se hubiese esperado, sí cabe esperar algo interesante de Hunt, si es que prosigue con su carrera tras la cámara.

Aunque nos hallemos ante una prescindible comedia romántica, también se puede reservar para momentos sin mucho apetito (cinematográfico) y con ganas de dejarse llevar en una historia cotidiana, sencilla y en ciertos momentos divertida.


sergio_roma00@yahoo.es


0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario