Crítica de: Prisioneros

Etiquetas:

http://1.bp.blogspot.com/_55i2EntjLes/TLSnk5BHtqI/AAAAAAAAAT0/DS2mCbDk4Wo/s1600/5.png

Thriller de altura

Existen multitud de maneras de permanecer encerrados, prisioneros bajo una diversidad de telones que impiden en mayor o menor medida una visión transparente de la realidad y que provocan una opacidad importante a la hora de presentarse ante una realidad inminente. Junto a esto, evidentemente, está el encerramiento físico. En cierto modo, la mayoría de los personajes de esta película, se encuentran de una u otra forma prisioneros, ya sea físicamente hablando, o bien en un particular mundo interior, provocado o no, que les impide encontrar un punto de luz adecuado donde poder encontrar una realidad latente.

Anna, una niña de tan sólo seis años, ha desaparecido junto a su amiga Joy, cuando salieron un momento a la calle. Una caravana que había extrañamente aparcada y su insólito ocupante será el punto de partida por donde comenzar la desesperada búsqueda. Pero el tiempo apremia, cuantas más horas pasan, decrecen las posibilidades de encontrar a las niñas con vida. Ante tal situación, y con una fuerte convicción, el padre de Anna, Keller Dover, decide desesperadamente una particular investigación, que mantendrá la historia en dos ejes paralelos de indudable interés ambos, y con la posibilidad de que se encuentren en un punto en común.



Denis Villeneuve es un minucioso artesano del cine. Moldea, estructura y podríamos decir que mima sus historias de manera sublime, sin importar el género que maneje. Con Maelström se acerca a la complejidad de un drama sin ningún tipo de complejo y de manera sobria y certera. Con Polytechnique busca un nuevo enfoque a los crímenes basados en hechos reales y estudia las posibles visiones de una narración excepcional. Incendies fue la gran confirmación de una gran cineasta. Una película sencillamente magistral e impactante, sobre los secretos, los dolores ocultos y los viajes a mundos internos donde quizás encontrar respuestas ocultas. La novela 'El hombre duplicado' le sirve de inspiración para realizar su anterior película, donde aquí sí, tras haberlo manejado ligeramente en sus dramas, toca el género del thriller con solidez. Pero es en esta Prisioneros (primera película estadounidense del cineasta) donde domina el thriller con verdadera maestría, y nos ofrece un perturbador relato dirigido con brillantez e interpretado magníficamente por todos sus actores.

Se nos presenta un sencillo rompecabezas, donde todas las piezas se encuentran sobre la mesa de manera sustancial, directa, sin engaños, para poco a poco ir componiendo las claves que nos permitan descifrar los enigmas que como toda película de este estilo, encierra. A pesar de la larga duración (más de dos horas y media), cada minuto, cada segundo, está perfectamente elaborado para que tenga su por qué en el desarrollo de la película. Nada sobra. Todo es imprescindible en una narración fascinante, con una dirección sublime. Porque Villeneuve no se limita a entretener. Domina en thriller con la precisión de un cirujano, y lo convierte en una película oscura por momentos, íntima en diversos pasajes, transparente en desarrollos importantes, y en definitiva un producto elaborado con solidez, con elegancia y con un profundo respeto a las fuentes (las mejores) que podrían ir desde El Silencio de los Corderos, hasta Zodiac, pasando por Seven, con la evidente cercanía (por el tema, principalmente) a Adiós pequeña, adiós.

El inspector protagonista está interpretado magníficamente por Jake Gyllenhaal y el sufrido padre de la niña igualmente magnífico lo interpreta Hugh Jackman en uno de sus mejores papeles en el cine. Ambos forman un poderoso tándem que permiten elevar la película a un nivel sobresaliente y a la que es difícil encontrarle alguna fisura. El resto de interpretaciones secundarias son igualmente importantes (Viola Davis, Maria Bello, Terrence Howard, Melissa Leo, Paul Dano, Mike Gassaway…) todas mantienen el tono elevado del film, permiten que discurra por derroteros de espectacular thriller y logran que Prisioneros sea una de las mejores películas del año.

El guión está escrito por Aaron Guzikowski (Contraband) y la música por Jóhann Jóhannsson (Efectos personales), en sendos trabajos notables, junto a la siempre eficaz fotografía de Roger Deakins (The Reader (El Lector)). Todo un compendio de elementos, bajo la dirección de Villeneuve que nos permiten estar ante un thriller redondo.

Angustiosa, intrigante, poderosa, elegante, soberbia. Imprescindible.



sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

0 Cine-Comentarios:

Publicar un comentario